Estrategias fiscales

Estrategias fiscales

ESTRATEGIAS FISCALES

 images

A la  hora de iniciar un emprendimiento, constituir o reestructurar una sociedad, no caben dudas de que son muchas los aspectos a tener en cuenta.

La selección de la razón social, la dotación de personal, la tecnología a utilizar, la localización del establecimiento, entre otras cuestiones, hasta  toda la catarata  de trámites burocráticos necesarios para registrar adecuadamente a la compañía, son algunos ejemplos del complejo escenario al que se enfrentan las empresas hoy  dia.
Sin embargo, hay algo que va más allá del tamaño y tipo de negocio y a lo que, prácticamente, nadie puede escapar: el pago de los tributos.

Ganancias, IVA, Ingresos Brutos, entre otros, se hacen sentir año tras año en los números de las compañías y los empresarios se preguntan, cada vez más, qué pueden hacer para poder ingresar menos dinero a las arcas fiscales y reducir la carga impositiva.

La evasión y la elusión no son las soluciones, ya que acudir a ellas puede derivar en el pago de cuantiosas sumas en conceptos de multas y, en el peor de los casos, hasta cabe la posibilidad de penas de prisión.

No obstante, existe una herramienta totalmente legal y permitida que permite lograr ese objetivo: la planificación fiscal. Ahora bien, la pregunta es ¿qué es la planificación fiscal?.

La planificación fiscal o “tax plannig” es la evaluación de alternativas y formas jurídicas más convenientes para reducir el impacto fiscal y obtener, dentro de los límites legales, ahorro económico por la disminución en las cargas fiscales con el objetivo de volver más rentable un negocio. Resulta de la aplicación de estrategias que mediante el uso o interpretación de las leyes permiten reducir, diferir o eliminar la carga fiscal del contribuyente. Una buena planificación fiscal está siempre dentro del marco de la ley –no implica evasión–, y cuenta con el respaldo documental que demuestre su licitud, procurando el menor riesgo. Otra definición según  Germán López Toussaint, socio del estudio López Toussaint & Asociados, destacó que es una actividad del proceso de toma de decisiones empresarias” que tiene “el objetivo de minimizar lícitamente el costo impositivo”.

Asimismo, desde la óptica de SCI LTDA, la definimos  como un plan que se utiliza para “buscar reducir la carga tributaria dentro de los parámetros legales permitidos”.

Podemos asegurar que  no hay soluciones generales aplicables a todos los casos como una fórmula matemática, sí existen pautas a seguir para reducir el impacto de la carga fiscal. Lo primero que hay que tener en cuenta, es entender el negocio y conocer dónde operará la firma. En este sentido, remarcó que “el primer punto es importante ya que es muy difícil que se den dos casos exactamente iguales”. Además, señaló que es clave comprender en dónde opera la compañía “para conocer en qué rubro se realizará actividades, y sobre todo, en qué mercados”. Todo asesor en estos temas a la hora de evaluar la situación impositiva de una firma y formular una adecuada planificación fiscal, debe tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Cómo está organizado el negocio:de qué tipo de compañía se trata, si es un fideicomiso, holding, si conforma un grupo económico, entre otras opciones. Esto es así, dado que existen ciertas formas de organización que permiten obtener determinados beneficios fiscales como tales.  Es el caso de las fundaciones, por ejemplo, respecto del Impuesto a las Ganancias o de los fideicomisos financieros “que tienen las mayores regulaciones desde el punto de vista tributario y las mejores normas impositivas, claramente un tratamiento tributario especial en la medida que se se estructure de forma adecuada.
  • Qué grado de titularidad existe respecto de los activos es importante identificar si se trata de propiedad plena, locación, leasing con opción de compra, etcétera.
    Este aspecto es clave porque, por ejemplo, en el caso del leasing financiero, los cánones pueden deducirse del Impuesto a las Ganancias durante todo el plazo del contrato. Es decir, se admite la deducción acelerada de las cuotas pagadas, independientemente de la vida fiscal del bien.
  • Cuál es la estructura de los contratos:bilaterales, entre ausentes, conformidad unilateral, etcétera. Este punto también reviste importancia dado que cada contrato apareja obligaciones de las partes y, consecuentemente, responsabilidades ante incumplimientos y esto no escapa  a la materia tributaria.
  • Qué criterios de depreciación de los bienes de capital se utiliza en la compañía:es decir, métodos lineales, métodos acelerados, entre otros. En este último caso mencionado, la depreciación acelerada es una ventaja fiscal que permiten, en la actualidad, algunos regímenes de promoción industrial vigentes que buscan incentivar la inversión en bienes de capital.
  • Cómo se realiza la valuación de los stocks:Primero entrado-primero salido, último entrado-primero salido, precio promedio ponderado. El método utilizado incidirá en el valor que tendrá el inventario, lo cual es clave a los fines de calcular impuestos tales como Ganancia Mínima Presunta, a los efectos de reducir la carga tributaria en un ejercicio fiscal.
  • Cuál es la ubicación temporal de operacionesa lo largo del año, respecto del nacimiento de hechos imponibles (es decir, los criterios denominados devengado y percibido). Esto es fundamental en el caso de Ganancias, ya que definirá el momento en que se gravarán las mismas las transacciones que realice la compañía.
  • Cómo es la definición de ciclos comerciales a los fines fiscales:esto significa las fechas de cierre de ejercicio y estacionalidades. Algunos sectores, tales como el ganadero, tiene períodos de engorde en los que sólo generan gastos.  En esos casos, es importante evaluar la asignación de dichos gastos a cada ejercicio a fin de distribuir la carga impositiva.

 

Diez claves de una buena planificación fiscal

Existen ciertos aspectos que las empresas y analistas tributarios deben considerar a la hora de llevar a la práctica el objetivo de reducir la carga tributaria, año tras año.

En este sentido, destacaron 10 claves que merecen especial atención:

 

  1. Considerar el tipo de productos que se venden y la cadena de valor:
    La selección de qué tipo de producto comercializarán las empresas es un tema clave, ya que para los expertos, a los fines fiscales, “no es lo mismo tecnología que commodities”.
    En el mundo actual, las compañías pueden decidir distribuir tales funciones y riesgos de la cadena comercial entre distintos países, según la conveniencia en materia de fabricación, comercialización y logística.

De esto radica la importancia de estudiar las consecuencias tributarias al momento del armado o modificación de la misma.

 

  1. Elegir la estructura societaria e interna más adecuada: 

Los especialistas tributarios Gustavo Durini y Gonzalo Rico, consideraron importante, a la hora de constituir una sociedad, “darle un encuadre jurídico eficaz, que permita favorecerla con las exenciones y beneficios impositivos que ésta pudiera tener”.

Esto sirve, asimismo, “para evitar dobles o múltiples imposiciones, producto de distintos criterios de atribución de impuestos en las distintas jurisdicciones nacionales, como así también para librarse de abultados saldos a favor, generados por la aplicación indiscriminada y simultánea de regímenes de recaudación”.
Los grupos multinacionales suelen concentrar determinadas funciones en dichos centros, a nivel regional o mundial, a fin de optimizar el uso de recursos, el tratamiento tributario de los mismos resulta trascendental al momento de definir cuál será su localización.

No sólo teniendo en cuenta los impuestos aplicables en cada país, sino también las retenciones practicadas por las naciones pagadoras, lo que constituye el factor fiscal más significativo en la región latinoamericana.

 

  1. 3. Evaluar la posibilidad de diferir impuestos:

Julián Martín, socio del estudio que lleva su nombre, se refirió al diferimiento del pago de tributos como un eje en la planificación fiscal.

Al respecto, como ejemplo, indicó que se puede “diferir el pago del Impuesto a las Ganancias comprando bonos y vendiendo los mismos a entidades financieras generando ganancias en el primer año (que se aplican contra quebrantos fiscales por prescribir) y pérdidas en el segundo o sucesivos años”. “Otro ejemplo está previsto en la reglamentación de ese impuesto, donde se dispone que las ganancias que se cobren en más de un período fiscal, se imputarán no en el año de la venta del bien (por ejemplo: bonos o acciones) sino a medida que se cobra el precio”.

 

  1. Considerar la financiación a través de aportes de capital o préstamos:
    Desde Ernst & Young, los especialistas explicaron que “las compañías suelen poseer entidades legales desde las cuales pueden financiar las operaciones de subsidiarias de otros países”. La financiación puede ser, en general, estructurada a través de aportes de capital o deuda, cada uno con sus consecuencias fiscales definidas.

 

  1. Informarse sobre las regulaciones cambiarias.

Un punto más que importante de conocer adecuadamente son las regulaciones cambiarias vigentes, sobre todo en materia de repatriación de fondos del exterior.

6. Aprovechar los beneficios de los regímenes de promoción vigentes: 
Con respecto a los regímenes de promoción, es clave para las empresas hacer un buen aprovechamiento de las exenciones fiscales, deducciones, desgravaciones que son otorgadas para distintos tipos de industrias o actividades,  dichos incentivos, además, existen “por jurisdicción”, por lo que éste también es un factor determinante para realizar una correcta planificación fiscal, el correcto análisis del lugar y de la legislación de la zona de asentamiento de la empresa, de las leyes tanto sean Municipales , Provinciales como Nacionales que las regulan.

 

  1. Prestar atención a los tratados de doble imposición:
    Para los casos en que la empresa realice operaciones con el exterior, “si lo que estudiamos sondecisiones de localización de inversiones, teniendo en cuenta la aplicación de la imposición a la renta y sobre el patrimonio global, hay que tener presente qué dicen:
  • Los convenios para evitar la doble imposición (CDI).
  • Los tratados de protección de inversiones.
  • Los convenios o acuerdos interjurisdiccionales de coordinación fiscal.
  • Las normas antielusión contenidas en la propia legislación sustantiva.
  • Las normas específicas con este fin”.

 

  1. Conocer el régimen de precios de transferencia:

Una cuestión no menor es el régimen de precios de transferencia, hay que ver en qué mercado se maneja. Como ejemplo, podemos afirmar que no es lo mismo cualquier país que Brasil, debido a que éste adoptó una normativa distinta al resto de las naciones, la que es necesario conocer y medir en términos de sus efectos respecto de las operaciones de la compañía.

9. Considerar el impacto de los derechos aduaneros:

Hay que tener en cuenta los derechos aduaneros a computar. Este aspecto no es menor si se tiene en cuenta que, en muchos casos, se trata de cifras significativas para las empresas.

No es lo mismo comercializar con algún país del Mercosur que con otro país que no esté incluido en él.

 

  1. Explotación de intangibles y prestación de servicios:

En general, existen determinadas subsidiaras de los grupos multinacionales que han desarrollado o adquirido intangibles o poseen alta experiencia para prestar servicios vinculados con la actividad central de la compañía. Una adecuada planificación de la forma en que dichos intangibles y servicios son provistos a las subsidiarias que los utilizan, las retenciones aplicables, la deducción en el país pagador, el impacto en materia de impuestos indirectos, debe ser tenida en cuenta a fin de evitar efectos distorsivos.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *